UCR construye con responsabilidad ambiental

Medidas de prevención, reducción, mitigación y compensación de impacto ambiental han acompañado procesos de diseño y de construcción en la UCR. (Foto: Pablo Mora/Rectoría)

Caterina Elizondo L., Periodista, Rectoría / caterina.elizondo@ucr.ac.cr

La Universidad de Costa Rica (UCR) inició en el 2017 un periodo de intenso crecimiento de infraestructura, en donde cada una de sus obras cumple con la normativa ambiental vigente y con medidas de reducción del impacto ambiental.

El personal interdisciplinario de la Oficina Ejecutora del Programa de Inversiones (OEPI) y la Unidad de Gestión Ambiental (UGA) ha promovido el menor impacto ambiental de estos proyectos, tanto en sus fases constructivas como de operación. De acuerdo con Kathia Elizondo, coordinadora a.i. de la UGA, esto significa buscar la interacción óptima entre las nuevas construcciones y el ambiente que las rodea, desde su diseño hasta su uso.

“Estas obras son necesarias para el desarrollo universitario. Buscar el menor impacto ambiental posible implica pensar en la parte física del ambiente -como el suelo y el agua-, pero también en la parte social; es decir, en la participación de las personas en su apropiación de estos espacios”, explicó Elizondo.

Catorce proyectos se desarrollan en la Sede Rodrigo Facio, gracias al financiamiento del Fideicomiso BCR/UCR, el préstamo con el Banco Mundial, los fondos ordinarios y el vínculo externo. En palabras de Elizondo, llevarlos a cabo simultáneamente ha requerido planificación para que la vida universitaria y comunal transcurra con el menor impacto posible. En los próximos dos años, una treintena de proyectos se realizarán en esta sede.

Gayner Alfaro, gestor ambiental de la OEPI, indicó que cada uno de los proyectos cumple con la legislación requerida para su ejecución, considerando el retiro de quebradas y pozos, accesibilidad, así como pendientes del terreno y los menores movimientos de tierra posibles.

Además de su compromiso social y ambiental, la UCR garantiza su cumplimiento ante instancias de vigilancia, como la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (SETENA); para garantizar el cumplimiento de los compromisos adquiridos ante la comunidad y las instancias técnicas, todos los proyectos tienen rigurosos procesos de monitoreo e inspección. Si existen deficiencias, se notifica de inmediato a las empresas constructoras para que rectifiquen el error.

“Durante la construcción hay que tomar en cuenta la afectación de las partículas que se levantan (como polvo de tierra o de concreto), ruido de maquinaria, y señalización para el mejor flujo de tránsito. Estas medidas facilitan la convivencia entre la comunidad y los proyectos”, expresó Alfaro.

El diseño de los edificios, así como su integración en el ambiente, también incorporan medidas de mitigación. Por ejemplo, la promoción de luz y ventilación naturales, así como el uso de lámparas que ahorren energía y de grifos que ahorren agua.

De acuerdo con Alfaro, algunas unidades han hecho solicitudes de tanques de agua pluvial, que permiten la recolección de lluvia, su filtración y posterior reutilización en servicios sanitarios. Por ejemplo, el recién concluido edificio de la Escuela de Salud Pública incorpora este diseño. Además, laboratorios en sedes regionales han incursionado en el uso de inodoros secos, los cuales también generan un ahorro considerable de agua.

La compensación de este impacto ambiental se ha asociado especialmente al ámbito forestal. De acuerdo con la Unidad de Gestión Ambiental, la UCR tiene una política de siembra de tres árboles por cada árbol caído (ya sea por enfermedad o por corta). Se calcula que, al culminar estos proyectos, se sembrarán alrededor de 1500 árboles en la Sede Rodrigo Facio y sus alrededores.

Algunas de las medidas de control y mitigación de impactos ambientales en la etapa constructiva de las obras de la Sede Rodrigo Facio, propuestas desde la Unidad de Gestión Ambiental, se recogen en el siguiente cuadro:

Acción del proyecto generadora del impactoMedidas ambientales
Eliminación de parte de la cobertura de vegetación existenteEliminar solo la vegetación estrictamente necesaria, que no esté en peligro de extinción.
Proponer un plan de repoblamiento Forestal para la arborización, jardinería y áreas verdes con especies autóctonas.
Movimiento de tierras; generación de polvo, ruido y gasesSi se encuentran piezas arqueológicas, atender las normas de la Comisión Arqueológica Nacional para protegerlas y recuperarlas.
Irrigar terrenos para el control de nubes de polvo, e implementar un sistema de control de la erosión y encauce de aguas pluviales.
Hacer un monitoreo de calidad de aire durante el proceso constructivo, así como un muestreo de niveles de ruido.
Retirar residuos de los movimientos de tierra en vehículos con cubierta de lona amarrada.
Establecer velocidad máxima de 25 km/h desde un kilómetro antes de llegar al proyecto y dentro del proyecto también.
Derrames de combustibleMaquinaria y vehículos deben tener la Revisión Técnica Vehicular, permisos de ruedo, pesos y dimensiones al día para evitar que presenten derrames de combustibles o lubricantes.
Prohibir totalmente la disposición de aceites o lubricantes en la tierra, cursos acuáticos, canales de drenaje o sistemas de drenaje.
Vertido de aguas residualesConectar las aguas residuales de las obras temporales a alcantarillado sanitario o tanque enterrado temporal.
Construir piletas de lavado impermeabilizadas para lavar carretillos, mezcladores y chompipas de concreto.
Construcción de obras de infraestructuraCapacitar al personal de las empresas constructoras en manejo de flora y fauna típica del campus, para su protección.
Reemplazar cada árbol removido por tres árboles de especies nativas con 1,5 m de altura o 2 años de edad. No se tocarán árboles dentro del área de protección ribereña de la Quebrada Los Negritos.
Contar con un canal institucional para la atención de consultas y quejas de vecinos o usuarios.
Generación de residuos sólidosLos residuos peligrosos (pinturas, aceites quemados, entre otros), se deberán manejar apropiadamente según su naturaleza para su almacenaje, recolección, transporte y disposición final.
Separar los residuos valorizables en metal, madera, vidrio, eléctrico, cartón y papel, y deberán colocarse limpios y secos, en contenedores o espacios rotulados cubiertos de la lluvia.
Establecer una zona específica para la ubicación de los escombros y materiales de dimensiones mayores.
Aumento de flujo vehicularEstablecer horarios para circulación de vehículos y maquinaria pesada, para prevenir que se realice en horas de alto tránsito.
Rotular y señalizar el área del proyecto, indicando el desarrollo de actividades constructivas, así como las áreas de el ingreso, egreso y circulación de vehículos de carga.
Disponer de un acceso exclusivo para maquinaria de construcción, y otro independiente para vehículos livianos y personal de obra.
Uso de los servicios básicos y servicios de emergencia disponibles para la comunidadContemplar el desarrollo de obras que garanticen el ahorro de energía, así como el aprovechamientos a la iluminación natural.
Monitorear y registrar mensualmente los consumos de agua y energía por edificio a construir.
Coordinar respuestas ante emergencias con los sistemas de ambulancias, bomberos, centros de salud y hospitales.
Usar Equipo de Protección Personal adecuado según el tipo de actividad. Trabajo seguro en alturas y en espacios confinados. Levantamiento correcto de cargas.