Programa de Gestión de Riesgo y Reducción de Desastres (PGRRD)

Programa Gestión del Riesgo y Reducción de los Desastres

 

El Programa está conformado por representantes de: Vicerrectoría de Addministración (quien coordina), Oficina de Bienestar y Salud, Escuela de Enfermería, Oficina Ejecutora del Programa de Inversiones, Maestría en Gestión del Riesgo y Atención de Emergencias, Escuela Centroamericana de Geología, Escuela de Psicología y la Unidad de Salud Ocupacional y Ambiental.

Antecedentes:

En el año 1988, como consecuencia de la influencia en el país del huracán Joan, se constituyó en la Universidad de Costa Rica la Comisión Institucional de Emergencias, como un equipo multidisciplinario con representantes de diferentes instancias institucionales, responsable de la planificación y atención de un grupo de personas damnificadas procedentes tanto de la provincia de Limón como del sur del país, quienes fueron albergadas en las instalaciones deportivas de la Institución.


La participación universitaria durante esa emergencia nacional, incluyó también la conformación de diversos grupos técnicos especializados, que participaron activamente en la inspección y análisis de los efectos del evento mencionado. Este quehacer se llevó a cabo libremente, con esfuerzos aislados y en algunos casos duplicados, situación que no permitía identificar a cabalidad los diversos recursos humanos y materiales con que contaba la institución en este campo.

A partir del año 1997, la comisión es ubicada bajo la responsabilidad de la Vicerrectoría de Administración. Para entonces se promovió un proceso de reflexión con diferentes actores sobre el trabajo que se venía desarrollando, logrando elevar una propuesta al Consejo Universitario para crear el Programa “Hacia una gestión del riesgo en materia de desastres en la Universidad de Costa Rica”, que fue aprobada en la sesión N° 4636 del 23 de mayo del 2001. Para su puesta en marcha, esta propuesta se constituyó en el Programa de Gestión del Riesgo y Reducción de Desastres (PGRRD) y se estableció un Consejo Asesor integrado multidisciplinariamente, cuya designación de integrantes fue definida por la Rectoría.

El Programa hace suya la posición de que los desastres son procesos dinámicos que requieren acciones desde diferentes ámbitos sociales para disminuir el riesgo, actuando directamente sobre las causas que los producen. En síntesis, se concluye que es urgente reducir las vulnerabilidades que se presentan en la comunidad universitaria por medio de la construcción de un plan de un de reducción de vulnerabilidades y un plan de atención de emergencias.

Entre los años 2001 y 2008, el Programa se avocó a desarrollar su plan estratégico y una propuesta organizativa por medio de convocatorias a talleres y espacios de discusión de diversos sectores universitarios. Se realizó un diagnóstico de vulnerabilidad en algunos de los edificios de la Ciudad Universitaria Rodrigo Facio con el fin de priorizar su intervención. También se logró obtener un espacio y presupuesto necesario para la construcción del edificio que albergaría al PGRRD y al Centro Corrdinador Institucional de Operaciones.

Durante los años 2006-2007 se elaboró, publicó y distribuyó en la Comunidad Universitaria, la Guía Básica para la Atención de Emergencias, de la cual se adjunta un resumen más adelante.

A partir del año 2008, el Programa ha vendio desarrollando un proceso de conformación, organización y capacitación de Comités de Gestión del Riesgo y Atención de Emergencias (COGRAE) por espacios-población (edificios) de la Institución.

Como resultado de estos esfuerzos, se han logrado importantes avances en los comités de gestión del riesgo y atención de emergencias de varias dependencias, por ejemplo: Programa de  Residencias Estudiantiles, Escuela de Enfermería, Instituto de Investigaciones en Salud (INISA), Facultad de Odontología, Facultad de Ciencias Económicas, Faculta de Medicina, Oficina de Bienestar y Salud, Facultad de Ciencias Agroalimentarias, Sedes Regionales, entre otros, cuyas experiencias es imperativo sean replicadas en el resto de los espacios-población (edificios y áreas comunes).

Desarrollar una cultura de gestión del riesgo en materia de desastres, es una actividad permanente del quehacer universitario, con el fin de minimizar la vulnerabilidad ante eventos diversos que podrían generar situaciones de emergencia y desastres.

Objetivo:

Conducir la gestión del riesgo en desastres en la Universidad de Costa Rica, maximizando las capacidades individuales, colectivas e institucionales, hacia el logro de una cultura de prevención y participación activas.

Visión:

Posicionar a la Universidad de Costa Rica como institución de vanguardia con capacidad analítica y crítica en el campo de la gestión del riesgo en desastres, mediante el debate permanente, amplio e inclusivo, para la generación de conocimiento y prácticas transferibles que contribuyan al desarrollo sustentable con equidad e igualdad de oportunidades.

Misión:

Ejercer la rectoría y liderazgo en materia de gestión del riesgo en desastres en la Universidad de Costa Rica, para fortalecer sus capacidades institucionales y contribuir en este campo en el ámbito nacional e internacional.

Integrantes:

  • Lic. Jorge Rodríguez Ramírez, Vicerrectoría de Administración (Coordinador)
  • M.Sc. Natalia Camacho Ramírez, Vicerrectoría de Administración (Asistente Administrativa)
  • MSc. Elena Badilla Coto, Maestría en Geología
  • Dra. Eulile Vargas Villalobos, Oficina de Bienestar y Salud
  • MSc. Geovanni Peraldo Huertas, Escuela de Geología
  • MSc. Kattia Medina Arias, Escuela de Enfermería
  • Ing. Manuel Álvarez Fuentes, Oficina Ejecutora Programa de Inversiones
  • Lic. Marco Carranza Morales, Escuela de Psicología

Contacto:

M.Sc. Natalia Camacho Ramírez, Teléfono: 2511-1097, Correo electrónico: natalia.camacho@ucr.ac.cr

 

¿Qué es un Plan de Atención de Emergencias?

Es un documento en el cual se definen la organización y la metodología, que indican la manera de prepararse antes de una situación de emergencia, así como la atención de la emergencia.

El documento debe contemplar todas las condiciones de vulnerabilidad y riesgo a los que está expuesto el personal en su lugar de trabajo. Debe incluir además, los recursos y la capacitación correspondiente para trabajar en las medidas de preparación y respuesta que garanticen la integridad de las personas y reduzca o minimicen las pérdidas materiales en la Institución.

El Plan de Atención de Emergencias también tiene que considerar las acciones preventivas y correctivas a seguir para garantizar la continuidad del servicio.

Los siguientes son componentes básicos que debe incluir el Plan, sin embargo, no se limita que incluya otros que se consideren pertinentes:

  • Valoración del riesgo
  • Organización para la prevención y respuesta
  • Plan de acción
  • Protocolos de activación ante la emergencia
  • Protocolos para la respuesta ante emergencia
  • Evacuación
  • Recuperación

Valoración del riesgo:

Esta etapa se basa en la observación, reconocimiento y estudio de las condiciones de amenaza, vulnerabilidad y riesgo que presenta el lugar de trabajo, tanto a nivel interno como externo.

Organización para la prevención y respuesta:

La organización debe contemplar la conformación de un Comité, que será responsable de coordinar el desarrollo de las actividades de preparación y atención de la emergencia.

Plan de acción:

Consiste en la planificación de acciones de prevención, mitigación, reducción de riesgos y atención de la emergencia.

Protocolos de activación ante la emergencia:

Se debe establecer un sistema de alarma de acuerdo con el tipo de emergencia, para dar aviso que se está presentando un suceso en la Institución. 

 Protocolos para la respuesta ante la emerencia:

Este procedimiento debe inlcuir los pasos a seguir en caso que se presenten situaciones de emergencia. Es de aplicación y acatamiento de todos los funcionarios. El objetivo es que las personas expuestas ante una situación de emergencia, puedan enfrentar el incidente de manera controlada y coordinada.

Evacuación:

La evacuación tiene como objetivo asegurar la integridad de las personas. Este procedimiento incluye la movilización controlada y ordenada, a los puntos de reunión y zonas de seguridad previamente identificados.

 Recuperación:

El comité junto con la jefatura o dirección, son los responsable de ejecutar los procesos de coordinación, rehabilitación y continuidad de la gestión, con las instancias técnicas respectivas. 

 

Organización Institucional para la toma de decisiones en situaciones de emergencia

En la Universidad de Costa Rica hay una organización que actúa en la respuesta a determinadas emergencias.

Esta organización está constituida por el Centro Coordinador Institucional de Operaciones (CCIO) y los Comités de Gestión del Riesgo y Atención de Emergencias (COGRAE's) de los edificios.

 

Centro Coordinador Institutcional de Operaciones (CCIO)

El CCIO es el ente llamado a actuar en un incidente de emergencia que requiera como respuesta una acción institucional coordinada.

Este órgano forma parte del Programa Gestión del Riesgo y Reducción de Desastres (PGRRD) y se activa una vez que el Rector o Rectora declara la situación de emergencia.

El Vicerrector de Administración es el Coordinador del CCIO, el cual estará conformado por instancias técnicas de la Institución de acuerdo con el tipo de emergencia. Algunas de las dependencias que conforman el CCIO son:

  • Vicerrectoría de Administración
  • Oficina de Bienestar y Salud
  • Oficina de Servicios Generales
  • Oficina Ejecutora del Programa de inversiones
  • Centro de informática
  • Oficina de Divulgación e Información
  • Regencia Química

El CCIO está conformado por personas en posiciones claves dentro de la cadena de mando y toma de decisiones en la Universidad de Costa Rica. Contará con la participación activa de las instancias universitarias pertinentes según las características de la emergencia, quienes realizarán un análisis técnico de la situación y brindarán las recomendaciones respectivas al órgano colegiado.

Se activa por medio de un protocolo específico y su accionar se extenderá el tiempo que sea necesario, hasta que se logre restablecer el funcionamiento básico y autosuficiente del área afectada.

El quehacer de esta instancia está articulado con la estructura universitaria para la gestión del riesgo. De igual forma, es el responsable de vincular a la Universidad con las instancias nacionales para la atención de las emergencias.

El CCIO cuenta con una espacio debidamente equipado para dirigiar y tomar las decisiones que correspondan, ubicado a un costado del Sistema Editorial y Difusión de la Investigación (SIEDIN).

Funciones del CCIO:

  1. Coordinar y dirigir todas las operaciones de respuesta a emergencias que requieran de la toma de decisiones a nivel institucional.
  2. Movilizar las instancias de participación obligatoria, a los grupos técnicos especializados y funcionarios vinculados a la emergencia, con el fin de obtener la información necesaria que oriente la toma de decisiones a nievl institucional.

La Universidad tiene presencia en las diferentes regiones del país con escenarios de riesgos diversos, por lo que se considera pertinente desconcentrar la organización de la respuesta en cada una de las Sedes, Recintos, Estaciones y  Fincas Experimentales.

En cada uno de estos sitios se conforma un grupo responsable de asumir la dirección local de las acciones de respuesta que se tomen en situaciones de emergencia, supeditado a los mandos generales emanados del CCIO.

Este grupo está conformado por las personas que ejercen la dirección académica y la jefatura administrativa de cada Sede, Recinto, Estación y Finca Experimental y por otras personas que así lo defina la jefatura en función de la emergencia.

 

Comités de Gestión del Riesgo y Atención de Emergencias (COGRAE's)

Se recomienda que esté integrado por las Decanas (os), Directoras (es), Jefas (es) Administrativas (os) de cada dependencia y por otras (os ) funcionarias (os) que la máxima autoridad del edificio considere pertinente.

Se conforman con la responsabilidad fundamental de desarrollar y coordinar las acciones de gestión del riesgo y atención de emergencias en sus espacios.

La integración de estos comités hace hincapié en la motivación e interés que deben tener sus integrantes como factor común al compartir el mismo espacio.

Funciones de los COGRAE's:

  • Diseñar y ejecutar el Plan de Reducción de Vulnerabilidad y el Plan de Atención de Emergencias de los respectivos edificios.
  • Mantener sensibilizada y comprometida a la población usuaria permanente y temporal del edificio, en el proceso de gestión del risgo.
  • Mantener informada de manera constante y permanente a los integrantes del PGRRD de las actividades y acciones que se llevan a cabo en relación con este tema, con el fin de alimentar la toma de decisiones.
  • Definir los temas prioritarios de capacitación y actualización de los comités.
  • Construir y mantener actualizado el mapa de riesgos de su espacio.
  • Incorporar en el Plan Presupuesto de las dependecias, así como en la formulación de proyectos específicos, el contenido financiero para atender necesidades identificadas en el Plan de Reducción de Vulnerabilidad como en el Plan de Atención de Emergencias.

 

Protocolos (Tomado de la guía básica de respuesta a emergencias del PGRRD)

Incendio

Todos los integrantes del COGRAE deben recibir capacitación sobre el uso de extintores y los procedimientos de evacuación, ya sea con fines de introducción, refrescamiento o actualización.

Es responsabilidad de los integrantes del COGRAE:

  • Organizar y programar las actividades preventivas de manejo de la población universitaria del edificio en caso de emergencia.
  • Corroborar que el edificio cuente con los extintores requeridos en número y ubicación, para lo cual pueden solicitar la colaboración de la Unidad de Salud Ocupacional y Ambiental de la Oficina de Bienestar y Salud.
  • Llevar un estricto control de las fechas en que los extintores requieren revisión y recarga.
  • Revisar periodicamente las luces de emergencia para verificar su funcionamiento.
  • Revisar el estado de las puertas de emergencia, procurando que todas cuenten con un sistema de apertura antipánico y alarma.

En caso que se detecte un principio de incendio, se recomienda seguir el siguiente protocolo:

  1. La persona que detecta la emergencia
  • Informa de inmediato al Puesto de Control de la Sección de Seguridad y Tránsito de la Oficina de Servicios Generales al teléfono 2511-4911, ubicado en la Sede Universitaria Rodrigo Facio. 
  • Luego activa el Comité de su edificio para las coordinaciones necesarias a lo interno de la Institución.
  • En caso de Sedes Regionales, Recintos, Fincas y Estaciones Experimentales, se contacta al Sistema de Emergencias Nacional, a la línea 911. Luego informa al Puesto de Control de la Sección de Seguridad y Tránsito de la Oficina de Servicios Generales a la extensión 4911.
  • Posteriormente activa el Comité de su dependencia.
  • Debe brindar la información en forma clara y oportuna, que contenga los siguientes puntos:

             - Nombre de la Facultad, Escuela, Centro o Instituto de Investigación, Laboratorio, Sede, Recinto, Finca o Estación  Experimental, donde se está desarrollando la emergencia.

              - Piso, lugar o zona del edificio donde se presenta la emergencia.

              - Tipo de fuego (si es de su conocimiento).

              - Existencia de materiales peligrosos dentro del edificio.

         2.  Actuación del Comité de Gestión del Riesgo y Atención de Emergencias (COGRAE)

  • Dar aviso de alerta con el instrumento escogido con anterioridad (pito, sirena, megáfono,otros), lo que implica la movilización de las personas a la zona de seguridad señalada.
  • La movilización debe contemplar a las personas en condición de discapacidad, para lo cual los integrantes del COGRAE previamente han identificado las personas que requieren colaboración.
  • La movilización debe darse con mucho cuidado, en orden, no se debe correr ni empujar.
  • Se recomienda seguir los rótulos de evacuación instalados.
  • Contar siempre con un botiquín básico. 

Las acciones del COGRAE posterior a la emergencia son:

  1. Elaborar un informe del evento y entregarlo  a la Jefatura de la dependencia, así como al CCIO en un plazo no mayor de 7 días luego de ocurrido la emergencia.
  2. Coordinar la recarga de los extintores que hayan sido utilizados.
  3. Reponer todo equipo de primeros auxilios que haya sido usado.
  4. Solicitar al personal universitario capacitado, la inspección de las instalaciones.
  5. Solicitar la revisión del sistema eléctrico del edificio con el fin de verificar que estos no hubieran sufrido un daño que implique un riesgo adicional.
  6. Actaulizar el Plan de Atención de Emergencias.

 

Terremoto

Todos los integrantes del COGRAE deben recibir capacitación sobre las causas y efectos de los sismos, con el fin de tener un panorama claro de las amenazas, vulnerabilidades y los riesgos que el edificio presenta en caso de sismo. Por lo tanto, deben prepararse planes de contingencia que contemplen: logística. telecomunicaciones, búsqueda y rescate, evacuación, primeros auxilios, alojamiento, alimentación, entre otros.

Es responsabilidad de los integrantes del COGRAE:

  • Identificar las vulnerabilidades del edificio y d las prácticas cotidianas de uso que pueden convertirse en un riesgo ante un sismo y planificar las acciones de corrección o eliminación.
  • Verificar el sistema eléctrico, líneas de gas y conexiones de los servicios públicos.
  • Verificar que los calentadores de agua y tanques de gas estén correctamente ubicados, instalados y asegurados.
  • Gestionar el anclaje de objetos, estantes, repisas, etc.
  • Solicitar la revisión de cielos rasos, cimientos y condiciones generales del edificio.
  • Conocer dónde y cómo desconectar el suministro eléctrico, de agua y gas.
  • Desarrollar el Pan de Atención de Emergencias.

Durante el evento, el COGRAE es el responsable de orientar las acciones de respuesta, sin embargo, es importante que todas las personas conozcan algunas medidas básicas:

  • Conserve la calma.
  • Si se encuentra bajo techo, protéjase de la caída de objetos.
  • No corra hacia las puertas, espere que el sismo concluya para movilizarse.
  • Recuerde que el suministro eléctrico puede interrumpirse, razón por la cual las puertas eléctricas deben contar con baterías de respaldo.
  • No use ascensores.
  • Aléjese de vantanales y prótéjase cerca de marcos de puertas, columnas o áreas que han sido señaladas como zona de seguridad sísmica.
  • Si deb salir del edificio luego de un sismo, esté pendiente de objetos caídos como cables eléctricos, muros, paredes, puentes, entre otros.
  • En el área externa del edificio, aléjese de paredes, postes, árboles, cables eléctricos y otros mterilaes que puedan caer.
  • Si se encuentra en un vehículo en marcha, deténgalo a un lado de la calle y permanezca dentro.
  • Si se encuentra atrapado, no encienda fósforos o encendedores, no se mueva, cúbrase la boca con un pañuelo o con parte de su ropa, golpee un tubo o la pared.

Las acciones del COGRAE posterior a la emergencia son:

  1. Orientará a las personas para que se mantengan en zonas de seguridad.
  2. Junto con la máxima autoridad del edificio, tomarán la decisión de evacuar el edificio.
  3. Brindará la atención inmediata de primera respuesta en primeros auxilio e intervención de crisis.
  4. Coordinará con el CCIO las acciones necesarias para continuidad del servicio.

 

Caída de ceniza

  • Los equipos de cómputo pueden mantenerse en funcionamiento mientras se evite al máximo la exposición a la ceniza. Deben permanecer cubiertos cuando nos están siendo utilizados.
  • Es recomendable no tener los equipos cerca de ventanas o celosías abiertas. En caso contrario reubique los equipos en espacios seguros y libres de la caída de la ceniza.
  • Evite utilizar equipos móviles a la interperie.
  • Antes de retirarse de su oficina, no olvide apagar los equipo de cómputo y protéjalos con cobertores.
  • Los equipos electromecánicos o aires acondicionados ubicados en el exterior de los edificios, deben someterse a una limpieza y lavado diario para evitar la acumulación de ceniza.
  • Se recomienda el uso de aspiradoras, no sopladoras, para la limpieza tanto de los equipos de cómputo como de ambientes de trabajo.
  • La ceniza debe recolectarse preferentemente seca, ya que al ser conductora de electricidad, su combinación con agua produce cortocircuitos que ocasionarían daños importantes en equipos electrónicos.

En caso de conducir vehículos institucionales tome en consideración lo siguiente:

  • Lleve con usted: agua embotellada, un foco, un extintor y mecate para remolcar.
  • Revise que la llanta de repuesto esté en buenas condiciones y que el vehículo cuente con herramientas para su cambio.
  • Limpie el parabrisas utilizando abundante agua. Nunca remueva la ceniza en seco, ya que esta es abrasiva y podría rayarlo.
  • Utilice el vehículo sólo en caso de ser estrictamente necesario.
  • Si es posible, lleve un teléfono movil que le permita comunicarse e informar a la Sección de Transportes a la extensión 2919, algún inconveniente  con el vehículo.

Evite exponerse innecesariamente pero en caso de ser sorprendido por la caída de ceniza, cúbrase las vías respiratorias y ojos con un pañuelo y busque un lugar donde protejerse.

 

Información de otros protocolos está disponible en la página www.vra.ac.cr/documentos.   

 

Capacitaciones

Uno de los objetivos del PGRRD es atender las distintas necesidades por medio de capacitación a los integrantes de los Comités de Gestión del Riesgo y Atención de Emergencias (COGRAE's). Esto implica establecer los recursos a nivel interno que se puedan aprovechar, así como realizar la coordinación con otras instancias externas a la Universidad que puedan colaborar. 

Es así que desde el PGRRD se han brindado talleres para: a) realización de simulaciones y simulacros, b) cursos de primeros auxilios, c) talleres para la coordinación de la emergencias con el 911, d) conformación del comando de incidentes, e) elaboración de planes de emergencia, entre otros.

Durante el año 2016 con la colaboración de la Escuela de Enfermería se brindó un taller por semestre de primeros auxilios dirigido a integrantes de los COGRAE's de las siguientes dependencias:

  • Consejo Universitario
  • Rectoría
  • Escuela de Artes Musicales
  • Escuela de Geología
  • Facultad de Ingeniería
  • Facultad de Ciencias Económicas
  • Instituto de Investigaciones en Educación
  • Oficina de Bienestar y Salud
  • Escuela de Biología
  • Vicerrectoría de Administración
  • Oficina de Divulgación e Información
  • Unidad de Salud Ocupacional
  • Facultad de Ciencias Sociales
  • Programa de Educación Continua de la VAS
  • Programa de Residencias Estudiantiles     
  • Escuela de Artes Dramáticas
  • Escuela de Tecnologías en Salud
  • Facultad de Medicina
  • Oficina de Administración Financiera
  • Oficina de Recursos Humanos

 

La experiencia del Programa de Residencias Estudiantiles

 

 

 

 

Enlaces de interés

Oficina de Bienestar y Salud  administracion.obs@ucr.ac.cr   ext. 5807

Oficina de Servicios Generales  servicios.generales@ucr.ac.cr   ext. 4790

Oficina de Divulgación e Información  odi.secretaria@ucr.ac.cr   ext. 1213

Oficina Ejecutora del Programa de Invesiones  oepi@ucr.ucr.ac.cr   ext.1590

Brigada de Atención Psicosocial  brigadapsicosocial.ep@ucr.ac.cr   ext. 6455

Unidad de Gestión Ambiental   uga.vra@ucr.ac.cr   ext. 1519

Escuela de Enfermería   enfermeria@ucr.ac.cr   ext. 2111

Escuela de Tecnologías en Salud   tecsalud@ucr.ac.cr   ext. 8472

Unidad de Salud Ocupacional  salud.ocupacional@ucr.ac.cr   ext. 6830

Comisión Institucional en Discapacidad  cid@ucr.ac.cr   ext. 8247 

Comisión Nacional de Emergencia www.cne.go.cr

Benemérito Cuerpo de Bomberos  www.bomberos.go.cr

Sistema Nacional de Emergencias 911 Costa Rica  www.911.go.cr

Cruz Roja Costarricense  www.cruzroja.or.cr

Hospitales Caja Costarricense de Seguro Social  www.ccss.sa.cr/hospitales

Ministerio de Seguridad pública  www.seguridadpublica.go.cr

 

Definiciones

Cultura de Gestión de Riesgo: Incorporación de conocimientos, actitudes y prácticas en los integrantes de la comunidad universitaria, con el fin de disminuir el riesgo.

Gestión del Riesgo: Proceso mediante el cual se revierten las condiciones de vulnerabilidad de la población, los asentamientos humanos, la infraestructura, las actividades productivas de bienes y servicios, las líneas vitales y el ambiente. Es un modelo al que se incorporan criterios efectivos de prevención y mitagación de desastres dentro de la planificación territorial, sectorial y socioeconómica.

Amenaza:  Peligro latente representado por la posible ocurrencia de un fenómeno peligroso de origen natural, tecnológico o provocado por el hombre, capaz de producir efectos adversos en las personas, bienes, servicios públicos y ambiente.

Vulnerabilidad: Condición intrínsica de ser impactado por un suceso a causa de un conjunto de condiciones y procesos físicos, sociales, económicos y ambientales.

Riesgo:  Probalidad que se presenten pérdidas, daños o consecuencias económicas, sociales o ambientales en un sitio particular y durante un periodo definido.

Desastre: Situación o proceso que se desencadena como resultado de un fenómeno de origen natural, tecnológico o provocado por el hombre que, al encontrar en una población condiciones propicias de vulnerabilidad, causa alteraciones intensas en las condiciones normales de funcionamiento de la comunidad, tales como pérdida de vidas y de salud en la población, destrucción o pérdida de bienes de la colectividad y daños severos al ambiente. 

Emergencia:  Estado de crisis provocado por el desastre basado en la magnitud de los daños y pérdidas. Ogliga a tomar acciones de inmediato con el fin de salvar vidas y bienes y atender las necesidades de los afectados.

Simulación: Ejercicio de mesa interactivo que permite a los participantes, desempeñarse en un escenario determinado y practicar en un entorno sin riesgo, la toma de decisiones y las acciones puntuales requeridas y establecidas en el plan de atención de emergencia.

Simulacro:  Ejercicio práctico de manejo de acciones operativas que se realiza mediante la escenificación de daños y lesiones en una situación hipotética de emergencia en su espacio de trabajo. Permite evaluar procedimientos, herramientas, habilidades, destrezas y capacidades de los integrantes de la organización.