Remodelan paso cubierto de Estudios Generales a Química

El nuevo paso cubierto estará a disposición del público a partir de la primera semana de agosto.

Nidia Burgos Q. / nidia.burgos@ucr.ac.cr

El paso cubierto, entre la Escuela de Estudios Generales y la Escuela de Química, fue remodelado en todos sus extremos para brindar un espacio más amplio, accesible, seguro y agradable a más de 600 personas que transitan diariamente por este espacio en la sede central de la Universidad de Costa Rica.

La obra, que abarca 122 metros, estuvo a cargo de la Unidad de Diseño y Supervisión de Obras, de la Sección de Mantenimiento y pretende ser el modelo en todas las sedes y recintos de la Institución en todo el país y estará a disposición del público a partir de la primera semana de agosto, cuando se inicia el II Ciclo lectivo.

Según destacó la Arq. Alejandra Araya Jiménez, coordinadora de la obra, se impactó prácticamente todas las áreas relacionadas con el paso, mejorando temas de iluminación, mejora del piso, mayor amplitud a lo ancho y a lo alto, se incluyeron guías para personas con discapacidad visual, se establecen cámaras de seguridad y postes con teléfonos por emergencias, e incluso se procuró mejorar el paisajismo de las zonas aledañas.

También comentó que este paso se constituye en la primera etapa de un proyecto mayor de remodelación de pasos, siendo la siguiente obra el área que conecta a este paso con el antiguo edificio de Ciencias Sociales. Luego se pretende intervenir el paso de la Escuela de Estudios Generales a la Facultad de Educación.

El paso cubierto está inmerso dentro de una amplia vegetación.

Obra completa

La Ing. Araya detalló que en este paso se amplió el ancho de las losas de piso, que pasan de ser de 2:00 metros a 3:20 metros, se cambiaron las barandas del puente bajo el cual pasa la Quebrada Los Negritos. También se eliminaron los desniveles, los cuales fueron sustituidos por rampas, favoreciendo aún más el tránsito de sillas de ruedas.

En cuanto al color se escogió un tono neutral dentro del paisaje, de manera que en cualquier lugar que se replique pueda armonizar con la arquitectura y elementos que lo rodean. “Se busca un diseño neutral que pueda acompañar al resto de los elementos urbanos, explicó la Ing. Araya.

En tanto, las piezas del techo son de acero esmaltado y se mejoró la vegetación de las áreas adyacentes al paso, ubicando zacate en áreas en tierra. Esto último con el fin de que estas áreas puedan ser utilizadas por los estudiantes o las diferentes personas que transitan por el lugar.

Un aspecto que la Ing. Araya destaca es que se procuró en todo momento rescatar los elementos del paso en su primera versión, procurando la recuperación de los marcos y pedestales.

Esta obra cubre incluye otros elementos importantes como la parte eléctrica, que según el señor David Araya Quirós, Inspector de la obra eléctrica, en este aspecto se tomó en cuenta tanto necesidades de seguridad como de ahorro energético.

Para estos efectos se colocaron luminarias de tecnología LED, que permitirán un ahorro energético del 70%, con respecto a las anteriores. Esto por cuanto también se prevé que después de las 12 de noche se bajará la intensidad a un 50%, ahorrando adicionalmente un 15%. Dicha iluminación contempla asimismo el minimizar el deslumbramiento de las especies animales que conviven cerca de este paso. Estas luminarias tienen características especiales en cuanto a grado de resistencia a la humedad y cuentan con certificaciones antibandálicas

En este proyecto también trabajaron el Ing. Sergio Álvarez, quien fungió como Inspector de obra civil y el señor Moisés Obando quien aportó el diseño preliminar.