UCR inicia proceso de contratación inclusiva de personas con discapacidad

La Universidad de Costa Rica se ha preocupado por establecer medidas de accesibilidad para las personas con discapacidad. Así en el Palimpsesto, en frente de la Oficina de Salud.

Nidia Burgos Q. / nidia.burgos@ucr.ac.cr

Antes de que finalice el presente año, la Oficina de Recursos Humanos (ORH) de la Universidad de Costa Rica (UCR) prevé la contratación de tres medios tiempos, en el área administrativa, los cuales serán destinados exclusivamente para personas con discapacidad.

La Rectoría de la Institución, reservará cada año presupuesto para 3 plazas para personal administrativo y docente, con el cual prevé cumplir con el mandato de la Ley 8862, así como su Reglamento, que establece que las entidades públicas, incluidas las autónomas deberán reservar al menos un porcentaje de un 5% de las vacantes para personas con discapacidad.

Esto, “siempre que haya oferta de empleo y se superen las pruebas selectivas de idoneidad”, según lo establece la citada Ley.

Ya en el Reglamento a la Ley de Inclusión y protección laboral de las personas con discapacidad en el sector público, de marzo del 2011, se indica además el requerimiento de crear, en cada una de las Instituciones una Comisión Especializada para dar seguimiento y realizar acciones tendientes al efectivo cumplimiento de lo dispuesto en la norma.

Sin embargo, la UCR fue mucho más allá y creó además un ‘Modelo integral para la empleabilidad de personas con discapacidad’ cuyo objetivo principal es “el desarrollo de este modelo para la empleabilidad de personas con discapacidad, que procure el respeto y protección de los derechos humanos, al garantizar la inclusión laboral en los procesos de selección, contratación y desarrollo, contemplando las condiciones de accesibilidad requeridas para el desempeño de su trabajo”, según se define el en documento.

Medidas inclusivas

Pero esta materia no es nueva para la Institución, pues entre sus políticas para los años 2016-2020 ya establecía que “Garantizará igualdad de oportunidades a las personas con discapacidad en los procesos de selección, contratación y promoción profesional, en las nuevas plazas administrativas y docentes, de manera que se avance, anual y progresivamente, hasta alcanzar la meta de al menos un cinco por ciento (5%) de personas con discapacidad como parte del nuevo talento humano contratado, y les brindará las condiciones de accesibilidad requeridas para el desarrollo de su trabajo.

También, mediante Resolución R-285-2016 se creó la Comisión Institucional en Discapacidad; se estableció el Programa Institucional en Discapacidad (PRODIS), se cuenta con el Centro de Asesoría y Servicios a Estudiantes con Discapacidad (CASED); La Comisión Institucional Especializada y otras acciones que buscan la inclusión laboral.

Esta última Comisión tiene como objetivo principal el velar por el efectivo cumplimiento a nivel institucional del Reglamento a la Ley 8862.

Modelo integral

Según comentó la Licda. Miriam González Mora, participante en la gestión del Modelo Integral para la Empleabilidad de Personas con Discapacidad, el proyecto tiene siete etapas y líneas de acción para el abordaje de dicha temática.

La primera de ellas ya se inició y es el Diagnóstico de las personas con discapacidad que laboran en la Universidad de Costa Rica.

Para estos efectos se estableció una alianza con el PRODIS, que ya contaba con una herramienta que se podía utilizar para estos efectos y se ajustó para el levantamiento de la información en el área docente y administrativa.

De acuerdo con la Licda. González, la Universidad cuenta con personal con discapacidad, principalmente adquirida durante su período laboral y además ya se habían contratado algunas personas en esta condición, antes de iniciar el proceso formalmente, pero se requiere conocer cuáles son las condiciones en que están trabajando estas personas para ver si se necesita hacer ajustes. Esta encuesta fue publicada en julio pasado, en el boletín institucional con el fin de recabar la información indicada.

En las aceras se han establecido guías para personas ciegas.

La segunda etapa consiste en un proceso de concientización en la comunidad universitaria, el cual también ya dio inicio con un taller para comunicadores y otro para el personal de apoyo a la comunicación y se prevé continuar con diferentes grupos de la Institución, tanto en la Sede central como en las sedes regionales.

Una de las etapas más importantes que incluye este modelo es la tercera, que consiste en la definición de una estrategia institucional para la reserva de plazas vacantes en el marco de los distintos escenarios vinculados a la gestión del recurso humano, la cual ya se concretó con la Resolución R-383-2017 de la Rectoría, que establece, entre otros aspectos que “La Rectoría designará anualmente el presupuesto para tres plazas de tiempo completo, con la posibilidad de dividir las jornadas, las que serán destinadas a la contratación de personas con discapacidad”.

Para la Licda. González esta disposición es uno de los mayores logros para poder implementar la inclusión laboral de personas con discapacidad en la Universidad de Costa Rica, pues este presupuesto será exclusivo para este grupo de personas.

Esta etapa incluye la definición del perfil de plazas vacantes y la identificación de las unidades de trabajo que reúnan las condiciones necesarias para la ubicación de personas con discapacidad, procesos en los que ya se encuentra trabajando la ORH.

De la cuarta a la sétima etapa se prevé el reclutamiento y selección inclusivo; el acompañamiento, evaluación y seguimiento individual y al entorno laboral. También siguen la sistematización y evaluación del Modelo integral para la empleabilidad de personas con discapacidad y finalmente, valorar la incidencia para la institucionalización del cambio.

Para la Licda. González las personas con discapacidad “lo único que necesitan es una oportunidad, ya que está demostrado que laboralmente son muy buenos y son de las personas más estables en su puesto”, expresó.

 

Archivo adjunto: